Las crecientes desigualdades sociales, una amenaza para la globalización