El escenario. Teherán se aferra a su último aliado y se aleja de sus vecinos