Un cardenal designado, contundente con los gays