El escenario. Un país entre la solidaridad con los refugiados y el miedo