Un uruguayo quiere aprovechar el efecto Bolsonaro para sacar al FA