Una decisión que fue bien recibida en diversos sectores de la Iglesia