Opinión. Una revuelta con reclamos difusos y difícil de capitalizar