De la novela a la pantalla. Crepúsculo ya es un éxito adolescente