Opinión. Grandes nombres y favoritos, afuera