Jim Carrey, fiel a sí mismo