Ciro Tamayo. El príncipe andaluz que aún se resiste a serlo