Música. Los Rolling Stones, revolución propia