Malosetti fue un buen recreo de fin de semana

Presentación del disco "Grama", de Walter Malosetti
(0)
25 de diciembre de 2001  

Presentación del disco "Grama", de Walter Malosetti , con Walter Malosetti en guitarra, Mariano Otero en contrabajo, Pepi Taveira en batería, Enrique Varela en saxo tenor y soprano y Guillermo Romero en teclados. Músicos invitados: Javier Malosetti en bajo eléctrico y Walter Coronda en guitarra rítmica. En Notorious.

Nuestra opinión: bueno.

Swing, beat y blues fueron los protagonistas de la presentación del disco "Grama", del guitarrista Walter Malosetti, que anteayer se presentó en Notorious. Fue una excelente oportunidad para permitirse un recreo de la pesada atmósfera por la que atraviesa el país. El público pareció entenderlo, pues el club estuvo a tope, lo que creó el clima adecuado para que los músicos entregasen un buen concierto.

Con el veloz Pepi Taveira en batería, Mariano Otero en contrabajo, Enrique Varela en saxo tenor y soprano, Guillermo Romero en teclados, Walter Coronda en guitarra rítmica y Javier Malosetti en bajo eléctrico, el guitarrista tocó a gusto. También se lo vio extremadamente cómodo en los dúos que hizo con su hijo.

De su Gibson 175 sale una introducción arpegiada que será el comienzo de un clásico, "Same over there". El trío de guitarra, batería y contrabajo alcanza un ajuste de manera instantánea y suenan con un groove sesgado y sostenido. Otero es uno los mejores músicos que han surgido últimamente y que permite esperar que la riqueza de la escena del jazz se mantenga. De pulso metronómico, Otero tiene un sonido potente y afirma el trabajo el grupo. Por el lado de Taveira, se lo notó durante la noche como adelantado al beat, lo que no permitió, en especial en los invitados Varela y Romero, que tocasen relajados.

El solo de Malosetti describe una línea "bluesy", este guitarrista es hoy el de ritmo más vital del jazz.

Ya en el segundo tema suben Romero, Varela y Coronda y comienzan "C. Jam Blues", de Ellington. Tras la frase, el primer solo es de Varela, cuyo sonido tiene reminiscencias de Hawkins, pero la cadencia y los "yeites" son de Lester Young. La numerosa sección rítmica consigue asentarse sólo por momentos; en su solo el guitarrista improvisa una vuelta en acordes y otra con un punteo que recuerda a Barney Kessel, pues parece hamacarse en el ritmo, que Taveira insiste en acelerar. Romero toma la posta y su línea describe una fascinadora relajación, como si fuese Erroll Garner, cae detrás del beat, pero se pierde la sutileza de su estilo debido a que el grupo suena con vehemencia. Seguirá "Grama", en el que consiguen un mayor ajuste y en el que los solos de Varela y Romero logran acoplarse a este grupo que sorprendió por esa búsqueda permanente de la velocidad.

Quizás uno de los mejores momentos del show fue cuando los Malosetti tocaron a dúo (hicieron las piezas a un tempo más variado, sin la premura que mostraron en grupo), asunto que hacen con la mayor facilidad y en la que transmiten una libertad que hasta ese momento no se pudo disfrutar, como en "Barney", pieza del guitarrista, que se inicia con un unísono y que seguirá con el mejor solo de la noche por parte del protagonista.

La segunda parte del concierto comienza con el guitarrista y Varela en el saxo soprano haciendo una versión cuidada de "My funny Valentine". Si bien los arreglos son tradicionales, el sound que logran habla de dos músicos que tienen un mismo idioma. Para el tributo a Reinhardt hará "Nueges", solo en el escenario para recrear esa perla de bellísimas armonías. El clima que logra Malosetti se vuelve íntimo, de una lejana melancolía que su guitarra dibuja con algunos acentos bop.

Para el final, "Blues for Walter", tema que el gran Jim Hall le dedicó al guitarrista y que el grupo ataca con velocidad crucero. El coro de la guitarra abunda en citas que señalan la versatilidad e inspiración del guitarrista. Un show que tuvo poca pausa en su andar, pero que dejó en evidencia la vigencia del swing, así pasen los años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.