Michel Gondry, el grande que no dejó de pensar en pequeño