Opinión. Aun con el Colón cerrado, la oferta lírica será mucha