Big Little Lies se despidió de la TV con un final convencional y fácilmente olvidable