Lobo del aire: un éxito que su propia estrella se ocupó de sepultar