Chimentos y panelistas, una horda sin control