Abrazar el fracaso: dos modos incorrectos (y uno acertado) de enfrentar un error