Entrevista. Armando Bo: el nieto del crack