Consejos para una práctica deportiva saludable

La actividad física es fundamental para la buena salud del organismo, pero debe ir acompañada de ciertas pautas y hábitos que es necesario adoptar desde chicos.
La importancia de la supervisión médica.

A la hora de practicar deporte es sumamente importante cuidar la salud. Y si bien cada etapa de la vida tiene sus particularidades, es en la juventud donde debemos incorporar aquellos hábitos que nos harán deportistas responsables con nuestro propio cuerpo. Una buena alimentación, ejercicios de precalentamiento pero sobre todo supervisión médica son algunas de las premisas fundamentales que es preciso inculcar en aquellos que han decidido darle a la actividad física un lugar preponderante en sus vidas.

“Uno puede ponerse las zapatillas, salir a correr y que no pase nada. Es cierto. Pero esa no es la idea. Antes de comenzar a hacer cualquier actividad física uno debe tener una supervisión médica para saber si no hay alguna enfermedad previa que nos impida la práctica deportiva o que nos obligue a hacerlo en forma progresiva adaptándonos a esa patología”, explica María de las Mercedes Dabat, médica internista general certificada en nutrición deportológica y asesora médica de OSDE.

Pautas para la iniciación deportiva

Socialización y prevención de enfermedades

El deporte, sobre todo aquellas disciplinas en equipo, se empieza a fomentar en la etapa escolar como una manera de mejorar la socialización de los niños y niñas. El deporte es importante para que se comuniquen con su entorno, para que mantengan lazos de amistad y de compañerismo y para el desarrollo en general. Pero Dabat advierte algo más: también previene ciertas alteraciones que en la actualidad estamos viendo en personas cada vez más jóvenes. “Hoy en día las curvas de colesterol han comenzado ya desde la adolescencia e incluso, en ciertos casos con antecedentes familiares, antes”, ejemplifica. La actividad deportiva, como una buena alimentación, ayudan muchísimo en estos casos.

Moderar las expectativas

Otro aspecto a tener en cuenta en los primeros años de la práctica deportiva es el de las expectativas. Si un chico o chica sueña con ser un profesional del deporte que sea, primero debe saber que quienes lo logran son realmente pocos en comparación con quienes practican esa disciplina. De todas maneras, esto no significa que no haya que estimularlos: en los torneos para los más chiquitos es importante que haya premios para todos.

Mucho cuidado con
algunos deportes

En la adolescencia, cuando el cuerpo aún no está del todo desarrollado, algunas prácticas están contraindicadas. Por ejemplo, aquellas que implican hacer ejercicios con mucho peso. Pero Dabat cita también el caso de las chicas que hacen gimnasia artística, que son seleccionadas desde muy pequeñas por ciertas aptitudes pero que si no se las cuida de una manera integral pueden, con el correr de los años, terminar con trastornos como bajo peso, osteoporosis y amenorrea. Otro recaudo a tomar tiene que ver con los suplementos que muchas veces se les da a los atletas y con algunas dietas particulares que se les recomienda, como por ejemplo los “ayunos intermitentes”.

Cuidados generales para los atletas

Revisión médica

Niños, jóvenes o adultos, no importa la edad, deben hacerse chequeos médicos si van a realizar alguna actividad física. “Hoy en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es obligatorio tener un certificado para ingresar a cualquier grupo deportivo o gimnasio, y hay que renovarlo en forma anual."

Precalentamiento

Nadie, por más precauciones que tome, está exento de sufrir lesiones. Prueba de ello son los profesionales de cualquier deporte, de quienes leemos constantemente que han debido parar de competir un tiempo por diversas molestias o incluso operaciones.

Descanso

El descanso forma parte del entrenamiento. Es tan malo no entrenar como entrenar de más”, afirma Dabat.Y en este sentido es tan importante hacer pausas durante la actividad física como necesario dejarse algunos días libres.

Hidratación

Otro consejo que da Dabat es el de tener una correcta hidratación. Y esta no se reduce solo a tomar algo post actividad. “El calor no es una "sensación", como dicen algunos. El golpe de calor y las lesiones secundarias asociadas a los cambios de temperatura existen."

×

 

La idea es que el atleta tenga un adecuado chequeo cardiológico y no solo a través de una ergometría, que es lo que pide la ley, sino que muchas veces estamos insistiendo en hacer Eco estrés, que son estudios más complejos pero que nos van a dar una aproximación mucho más certera de lo que está pasando con los pacientes”, señala Dabat.

×

 

Pero aun así hay muchas cosas que pueden hacer los atletas amateurs para prevenirlas o, por lo menos, disminuir las chances de tenerlas. Una de ellas es la preparación previa. “Antes de comenzar la sesión o la clase hay que dedicarle unos 30/35 minutos a algún tipo de estiramiento, de elongación y de precalentamiento”, recomienda Dabat.

×

 

No hay que salir a correr en las horas no aconsejadas, por ejemplo”, afirma la asesora de OSDE. Es importante beber líquido antes de empezar la práctica física y, si se puede, también tener algo a mano para el durante. Y cuando la actividad se va a extender por más de 60 minutos también es importante haber ingerido algún alimento.

×

 

Y saber también que cada competencia tiene su tiempo de preparación. “Una maratón, por ejemplo, requiere de un entrenamiento mínimo de unos cuatro meses”, estima la especialista de OSDE. La preparación debe ser progresiva y, por supuesto, con sus momentos de descanso.

Después de la actividad física

Reponer proteínas

Terminado el partido, la carrera o simplemente el entrenamiento, es importante ingerir la suficiente cantidad de proteínas para reconstitutir aquellas que se han destruido durante la actividad física, en especial si esta duró más de una hora y media.

Las lesiones

Cuando, a pesar de todos los recaudos, el atleta sufre una lesión es muy importante detener la actividad física y consultar al médico. “Fisiológicamente, el dolor siempre es una alerta, siempre te dice que algo está pasando”, comenta Dabat. “Es preferible perder ese partido o abandonar esa carrera y servir para el próximo o la siguiente. Hay que hacer la consulta al traumatólogo, quien indicará el tipo de tratamiento, y al fisioterapeuta si fuese necesario”, añade Dabat. Luego, con la experiencia, cada atleta se va a ir dando cuenta de que algunas lesiones, como los esguinces de bajo grado, se pueden curar con algunas prácticas caseras, como aplicación de frío, vendas y descanso.

Más consejos de OSDE
para cuidar
tu salud

Visitá el sitio

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.