srcset

Lifestyle

Coronavirus y biodiversidad. Reflexiones sobre nuestro vínculo con el planeta

(0)
7 de octubre de 2020  • 00:00

Existen más de ocho millones de especies en el planeta y todas juegan un papel en el equilibrio de la naturaleza. Esa variedad de especies, conocida como biodiversidad, nos provee de alimentos, energía y medicamentos e incluso nos protege de enfermedades. Pero si esta se ve alterada, es ahí cuando aparecen los problemas.

El nuevo coronavirus, al igual que la mayor parte de las enfermedades infecciosas, es de origen zoonótico, lo que quiere decir que se transmitió de un animal a un ser humano. Eso explica que muchos, inicialmente, hayan culpado al murciélago o al pequeño pangolín en China por haber generado la pandemia que hoy atraviesa al mundo.

La expansión de la deforestación, la agricultura intensiva y la invasión en los hábitats de la vida silvestre alteraron el equilibrio de la naturaleza. Según estudios científicos, la pérdida de biodiversidad podría aumentar los casos de enfermedades transmitidas de los animales a las personas.
La expansión de la deforestación, la agricultura intensiva y la invasión en los hábitats de la vida silvestre alteraron el equilibrio de la naturaleza. Según estudios científicos, la pérdida de biodiversidad podría aumentar los casos de enfermedades transmitidas de los animales a las personas. Fuente: Jardín

Sin embargo, la naturaleza está lejos de ser su verdadera causa. Mientras mayor sea la biodiversidad, menos son las probabilidades que tenemos de contraer enfermedades. Los agentes patógenos necesitan de huéspedes donde alojarse y si mantenemos intacta la variedad de especies vivas se reduce el riesgo de contagio.

Hasta ahora, prácticamente la única conexión que se ha hecho entre el coronavirus y el ambiente ha sido la reducción de emisiones contaminantes. Sin embargo, la pandemia también nos lleva a reflexionar sobre nuestro vínculo con los recursos naturales y sobre todo con la biodiversidad.

Mientras mayor sea la biodiversidad, menos son las probabilidades que tenemos de contraer enfermedades.

Desde hace tiempo, los estudios científicos vienen advirtiendo que la pérdida de biodiversidad podría aumentar los casos de enfermedades transmitidas de los animales a las personas (zoonosis), mientras que si se consigue mantenerla estable, puede ser una herramienta crucial para combatir pandemias.

De hecho, varias enfermedades infecciosas de origen zoonótico causaron, o amenazaron con causar, grandes pandemias en los últimos años. Entre ellas, está el ébola, la gripe aviar, el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS), el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y ahora el SARS-CoV-2, causante de COVID-19. Todas están vinculadas a los impactos ambientales que genera la actividad humana, que cada año utiliza los recursos de 1,6 planetas, a pesar de tener uno solo. Eso ha llevado a que las poblaciones de más de 22.000 especies de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios hayan disminuido en un 60% entre 1970 y 2014.

Las enfermedades zoonóticas causan alrededor de 700.000 muertes al año y la posibilidad de que se produzcan futuras pandemias es elevada. Es que, de seguir abusando de la naturaleza, es probable que aparezcan pandemias con mayor frecuencia, se propaguen con más rapidez y tengan una mayor repercusión económica.

Sin embargo, ello no tiene por qué ser así. La crisis del coronavirus proporciona una oportunidad única para generar un verdadero cambio estructural, reemplazando los hábitos de producción, distribución y consumo que hoy afectan a la biodiversidad por otros más sostenibles, que permitan su cuidado. La salud del planeta y la del ser humano están directamente vinculadas.

La crisis del coronavirus proporciona una oportunidad para generar un cambio estructural, reemplazando los hábitos de producción, distribución y consumo que hoy afectan a la biodiversidad por otros más sostenibles.
La crisis del coronavirus proporciona una oportunidad para generar un cambio estructural, reemplazando los hábitos de producción, distribución y consumo que hoy afectan a la biodiversidad por otros más sostenibles. Fuente: Jardín

Las poblaciones de 22.000 especies de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios disminuyeron en un 60% entre 1970 y 2014.

La naturaleza nos está enviando un mensaje, repite usualmente Naciones Unidas. La expansión de la deforestación, la agricultura intensiva y la invasión en los hábitats de la vida silvestre alteraron el equilibrio de la naturaleza. De seguir en ese camino, la pérdida de biodiversidad traerá graves consecuencias para todos, con afectaciones en los sistemas de salud y alimentarios.

Es por ello que la mejor vacuna contra el coronavirus y las futuras pandemias es la protección de la biodiversidad y de los ecosistemas. Es nuestra responsabilidad mitigar el impacto del cambio climático y revertir la degradación del ambiente mediante un uso sustentable de los ecosistemas y un cambio de hábitos urgente en la relación que tenemos con la naturaleza.

Por: Fermín Koop. Periodista y docente, cofundador de Claves21 y miembro regional de Earth Journalism Network. Especialista en ambiente y cambio climático.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.