Deportes de nieve:
las claves para cuidarse y prevenir lesiones

Subestimar la importancia de la preparación física, la técnica, un adecuado equipamiento y la prudencia al practicar los deportes de invierno nos hace más propensos a sufrir accidentes. Recomendaciones para disfrutar de la experiencia sin inconvenientes.

La temporada de esquí es una de las más anheladas del año por las posibilidades que ofrece para los amantes de los deportes de inverno. Además de poder elegir locaciones de ensueño, es una experiencia que grandes y chicos describen como incomparable. Pero esquiar o practicar snowboard no es como jugar al fútbol o al tenis. Requieren de una técnica especial, de contar con el equipo adecuado, entrenamiento y mucha prudencia.

El cuerpo se expone a sufrir algún tipo de lesión sin la técnica adecuada o con sobreexigencias. Tal es así que la mayoría de los traumatismos se producen por caídas o choques entre esquiadores o con árboles, por falta de experiencia o por técnicas deficientes, y el 55% de ellos ocurren durante los primeros siete días de aprendizaje. El Dr. Carlos Lupotti, médico traumatólogo, especialista en miembro superior, nos brinda consejos para realizar actividades en la nieve sin inconvenientes.

Las lesiones más frecuentes
en los miembros superiores

Esguinces en los dedos pulgares por caer sobre la mano con el puño, tomando el bastón.

Torceduras de codo o luxaciones de hombro, cuando la actividad se desarrolla a mayor velocidad o cuando la pista se encuentra en forma de hielo.

Fracturas de antebrazo, de muñeca o de escafoides por caídas y contusiones.

Consejos para minimizar el riesgo al practicar deportes de invierno

Tomá clases para aprender la técnica y mejorarla

Si sos principiante, comenzá con un instructor autorizado. En los centros de esquí, además de haber escuelitas de esquí para los más chicos, hay a disposición instructores particulares o grupales que enseñan, paso a paso, la técnica. Luego, a medida que domines la técnica, podés perfeccionarla a través de prácticas con un monitor especializado.

Verificá que los equipos de esquí o snowboard estén en buen estado

La calidad y el mantenimiento de los elementos propios o de alquiler deben ser óptimos. Las fijaciones deben estar ajustadas y reguladas por un especialista, según el estatus de cada persona. Además, utilizar la indumentaria para nieve evita enfriamientos en los músculos.

Usá protección para evitar lesiones oculares,
craneales y cutáneas

Usá casco para no sufrir traumatismos de cráneo y de columna cervical, gafas con cristales con protección UVA para sortear lesiones de córnea y cremas con filtro solar para cuidar la piel ante eventuales quemaduras de sol en las manos, la cara y los labios. En estos productos, leé atentamente las etiquetas y asegurate de que no contengan parabenos entre sus componentes.

Entrá en calor antes de cada salida a la pista

Empezá con ejercicios de flexibilidad articular y aumentá la intensidad del esfuerzo físico en forma progresiva para calentar las articulaciones en las primeras bajadas. Practicá siempre en pendientes y pistas acordes a tu nivel. Por eso remarcamos que la prudencia es el mejor aliado ante las lesiones.

Hidratate en forma adecuada a lo largo de la jornada

Antes, durante y después de la actividad, tomá líquidos para evitar calambres o deshidratación. Y, en lo posible, consumí algún alimento calórico (dulce, barrita) para no perder la energía.

Descansá bien
durante la noche

A quienes planean unas vacaciones de invierno que alternan los deportes en la nieve y las salidas nocturnas, es importante saber que muchas lesiones también pueden producirse por cansancio, pocas horas de sueño, un exceso de actividad física o una hidratación insuficiente.

Más consejos de OSDE
para cuidar
tu salud

Visitá el sitio

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.