El acceso a la información, un derecho básico para empoderar a las mujeres