El Boeing 787 podría tener problemas de oxígeno durante una emergencia, denunció un ingeniero de la empresa

(0)
8 de noviembre de 2019  • 14:09

John Barnett es un exgerente de control de calidad de la empresa fabricante de aviones Boeing y acaba de afirmar que los pasajeros de su modelo 787 Dreamliner "podrían quedarse sin oxígeno" si la cabina sufriera una descompresión repentina.

Mientras Barnett ha dicho que una parte de los sistemas de oxígeno podrían no funcionar en un caso de emergencia, Boeing rechaza las acusaciones y sostiene que todos sus aviones están construidos con los más altos niveles de seguridad.

Todos los ojos están puestos en los controles de calidad que la empresa estadounidense aplica en la construcción de sus aviones luego de los accidentes de Ethiopian Airlines en marzo, y el de Lion Air en Indonesia, el año pasado, ocurridos con su modelo 737 Max.

Barnett, que trabajó para Boeing durante 32 años como ingeniero de calidad hasta su retiro en marzo de 2017 dijo que está profundamente preocupado por la seguridad del avión que ayudó a construir.

"Basado en mis años de experiencia y mi historial de accidentes aéreos, creo que es solo cuestión de tiempo antes de que algo grande ocurra con un 787", dijo a la BBC.

"Rezo para estar equivocado", afirmó.

Basado en mis años de experiencia y mi historial de accidentes aéreos, creo que es solo cuestión de tiempo antes de que algo grande ocurra con un 787
John Barnett, ex ingeniero de calidad de Boeing

El 787 Dreamliner es un avión de última generación empleado en rutas de larga distancia y ha demostrado ser un éxito entre las aerolíneas comerciales.

La denuncia de Barnett se centra en los sistemas de oxígeno de emergencia, que mantienen vivos a los pasajeros y a la tripulación si la presurización de la cabina falla por algún motivo.

Si estos sistemas fallaran, y las máscaras de respiración que caen desde el techo no funcionaran, los pasajeros quedarían inconscientes en menos de un minuto a 10 mil metros de altura.

Si el avión estuviera volando todavía más alto, los pasajeros podrían desvanecerse en solo 20 segundos. El daño cerebral e incluso la muerte serían la consecuencia más inmediata.

Pero Boeing niega las afirmaciones de Barnett y dice que "todos los sistemas de oxígeno de los pasajeros instalados en nuestros aviones se prueban varias veces antes de la entrega para garantizar que funcionan correctamente y deben pasar esas pruebas para permanecer en el avión".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.