srcset

Cor@zones

Él estaba en rehabilitación, ella cuidaba a su padre en la misma clínica, pero ellos se conocieron por Facebook

Señorita Heart
(0)
23 de noviembre de 2018  • 00:04

Juan Pablo Palópoli (34) era músico, vivía tocando la guitarra todo el día. Había formado parte de varias bandas desde los 15 hasta los 28 años. Tenía trabajos fugaces, no duraba más de 10 meses en ningún empleo.

El 7 de octubre del 2012 cenó en la casa de Juan Manuel, uno de sus hermanos, y más tarde vieron juntos la película "El ilusionista". "Juampi" tenía que ir a un cumpleaños que quedaba muy cerca de su casa, pero decidió ir en moto (sin llevar el casco) porque tenía que ir a buscar a una amiga que vivía en Tropezón, a unas 30 cuadras. Salió de su casa y eso es lo último que recuerda.

Hoy, recuperado del accidente y ayer, cuando pasaba todo el tiempo tocando la guitarra
Hoy, recuperado del accidente y ayer, cuando pasaba todo el tiempo tocando la guitarra

20 días en coma

Cuando logró reconstruir la historia, supo que estuvo en ese cumpleaños (le mostraron algunas fotos) pero no se acuerda lo que pasó seis horas antes del accidente. Le contaron que se fue del cumpleaños a llevar a un amigo a su casa y en el transcurso del viaje tuvo un accidente. Su cabeza golpeó en el tronco de un árbol y, aparentemente, un vecino le salvó la vida porque lo vio tirado en plena madrugada y le corrió la cara ya que se estaba ahogando con su propia sangre. Esa persona, según la historia que pudo reconstruir "Juampi", llamó a la ambulancia que inmediatamente lo trasladó al Hospital Posadas, aunque finalmente fue derivado al Hospital Carrillo. Por el golpe había sufrido un edema cerebral subdural, un infarto en su cerebro, por lo cual fue operado de urgencia. Además, tenía destruida la mandíbula y se la había quebrado el cráneo y el tabique. Entró en coma y recién despertó a los 20 días.

"Juampi" reconoce que la gente que estuvo a su alrededor sufrió mucho más que él, que estaba inconsciente, porque los partes médicos eran muy negativos.

  • -Decime la verdad, no me chamuyes, ¿se salva o no? –le preguntó Juan Manuel a una de las doctoras.
  • -No, no va a despertar –le contestó.
  • -¿Y cuál es el pronóstico de mi hermano?
  • -Sinceramente puede fallecer o quedar en estado vegetativo.

Pese a que unos días antes ya abría los ojos, a los 20 días despertó definitivamente del coma. "Yo sobreviví por la gente que me iba a ver. En el hospital le preguntaban a mi mamá si yo era famoso porque me iba a visitar mucha gente, iban a rezar, supongo que otros venían a despedirse. Eso me dio mucha fuerza para salir adelante", recuerda "Juampi".

No bien salió del coma, internado en Terapia Intensiva, él quería hablar y no podía porque había estado entubado todo ese tiempo. Su hermano, que siempre estuvo a su lado, le preguntó si sabía quién era. "Juampi" comenzó a hacerle señas con la mano izquierda hasta que su hermano entendió que le estaba pidiendo el celular para poder escribirle. De esa forma se empezó a comunicar. "Vos sos mi hermano, ella es mi vieja", le escribió.

"Juampi" permaneció internado en el Hospital Carrillo desde octubre del 2012 hasta diciembre de ese mismo año donde fue trasladado al Hospital de Rehabilitación Manuel Rocca. Como había contraído un virus intrahospitalario quedó aislado del grupo, no podía ir al gimnasio como el resto de los pacientes, y debieron rehabilitarlo dentro de su habitación donde iba el kinesiólogo y le hacía mover su brazo derecho. Además, no controlaba los impulsos y muchas veces tuvieron que mantenerlo atado.

Para Navidad y Año Nuevo todos los pacientes tuvieron la posibilidad de pasar las fiestas junto a sus familias. "Juampi" fue trasladado hacia su casa en la silla de ruedas. "Nunca tuve miedo. Mi hermano tenía una bicicleta fija, durante esos días pedaleaba y eso me ayudó para volver a caminar. Y cuando volví al hospital, el 6 de enero del 2013, entré caminando", cuenta. A los dos días le dieron el alta y consiguió una kinesióloga particular, María, que durante ocho meses lo rehabilitó en su casa.

A "Juampi" debían colocarle una prótesis que en ese momento costaba $300.000, que es una placa de biopolímeros, para que pudiera mejorar su calidad de vida ya que había perdido parte del cráneo en su hemisferio derecho producto del accidente. Por esa razón, se hicieron varios eventos solidarios con el fin de recaudar dinero.

Un guiño del destino

Yanina Yolde (34) había estado acompañando más de un año a su papá en el Hospital Rocca ya que se estaba rehabilitando del síndrome de Guillain-Barré. Durante todo ese tiempo conoció a otros pacientes a los que de vez en cuando visitaba para darles ánimo y brindarles sentimientos de esperanza. Pero a "Juampi" no había podido conocerlo ya que durante el poco tiempo que él había estado había permanecido aislado. Sin embargo, el destino les tenía preparado una linda sorpresa.

Una tarde la mamá de "Juampi" se reencontró en el colectivo con la mamá de Yanina. Las dos agendaron las cuentas de Facebook.

  • -¿Qué están necesitando para la recuperación de "Juampi"? –le escribió al día siguiente Yanina a Viviana, la mamá de "Juampi".
  • -Necesitamos juntar dinero para comprar la prótesis –le contestó Viviana.
  • -Dejame ver qué puedo hacer –expresó Yanina.

Yanina, que se encontraba en plena crisis en su noviazgo que llevaba siete años, se había quedado pensando de qué manera podía ayudar a "Juampi" a quien casi ni conocía. Era marzo del 2013. Le comentó esta inquietud a Patricia, una amiga de su trabajo, se pusieron a pensar y eligieron comprar una notebook para que la familia de "Juampi" hiciera una rifa para recaudar fondos.

  • -Vos querés conocerlo y hablar con "Juampi" –le preguntó Viviana a Yanina.
  • -Sí, me gustaría. No sé de qué forma, si querés pásame su teléfono –le respondió Yanina.
  • -Él usa Facebook, mandale un mensaje que te va a contestar.

Una historia de amor

Un sábado a la madrugada Yanina le escribió por Facebook. "Soy Yanina Yolde, la hija de César, me enteré de lo que te pasó por medio de tu mamá. Te quería decir que nunca pierdas las esperanzas, que le des para adelante que vas a salir, tenés que tener fe, creer en Dios, me contaron que sos un chico que tiene ganas de progresar, contá conmigo, te vamos a ayudar", le puso. La respuesta llegó a los cinco minutos. "Gracias, muy lindas tus palabras". Desde ese día no pararon de hablar. Siguieron conversando por Facebook casi todos los días. Al principio fueron amigos. De hecho, ella le contaba de la crisis con su novio y él se animaba a darle consejos.

El 16 de marzo Yanina lo fue a visitar a su casa y le llevó de regalo una mini-guitarra de adorno porque sabía que era músico. Era la primera vez que se veían cara a cara. Y conversaron durante aproximadamente dos horas.

En julio de ese mismo año Yanina, finalmente, se separó de su novio, al tiempo que seguía creciendo su amistad con "Juampi". Pero a partir de ese momento empezaron a sentir "algo" el uno por el otro. "A mí me gustó desde el primer día, pero yo era un chico muy especial, no pensaba que ella se fuera a fijar en mí que me faltaba un pedazo de cabeza, que hablaba y no se me entendía bien, que caminaba más o menos. Pero conocer a Yanina fue muy importante para mi recuperación porque ella me hablaba mucho, me daba aliento, me decía ´que bien que te veo hoy´. Cada vez que ella se iba de mi casa yo me quedaba con una sonrisa y con ganas de hacer algo, ya levantarme de la cama era un acontecimiento".

Para septiembre de ese año se dieron el primer beso en su casa.

  • -¿Qué tenes ganas de hacer cuando nos pongamos de novios y vos estés mejor? –le preguntó una noche Yanina a "Juampi".
  • -Yo te quiero llevar a comer una picada a un restaurante en El Palomar pero para mí hoy es imposible –le contestó "Juampi".
  • -Vas a ver que lo vamos a hacer –lo entusiasmó Yanina.

Y un año después estaban los dos comiendo y disfrutando de esa cena tan anhelada. "La pasamos re lindo, yo lo felicité porque se estaba cumpliendo su objetivo", rememora Yanina.

"Padre Nuestro"

El 7 de octubre, justo cuando se cumplió un año del accidente, llegó la placa que "Juampi" necesitaba y lo operaron. "A partir de ese momento me sentí más confiado y más seguro porque ya tenía esa protección, antes tenía miedo de golpearme. Además, se me fueron los dolores de cabeza".

Hasta ese momento "Juampi" era ateo. Sin embargo, con todo lo que le había sucedido en el último año comenzó a cambiar de parecer.

  • -¿Alguna vez fuiste a mi misa? –le preguntó Yanina.
  • -Nunca –respondió.
  • -¿Nunca te acercaste a Dios de alguna manera?
  • -No, ni siquiera fui al bautismo de mi sobrina porque no quería ni entrar a una iglesia.
  • -Entonces no sabés el Padre Nuestro.
  • -No, pero decímelo.

En ese momento Yanina comenzó a recitar el "Padre Nuestro", ante la atenta mirada y concentración de su novio.

  • -¿Ahora te lo puedo decir yo? –le propuso "Juampi".
  • -Sí, decímelo, a ver.

Y se lo dijo tal cual, no se había equivocado en nada. Y eso que era el primer día que lo escuchaba. La misma situación ocurrió con el "Ave María". "A mí me salvó Dios, fue un milagro. Había sido una señal porque no tenía memoria. A partir de ese momento digo que ´Dios es mi amigo´".

7 de octubre

El 7 de octubre del 2014, a dos años del accidente, "Juampi" y Yanina se comprometieron como novios "ante Dios" en la iglesia de Lourdes por el Padre Medardo que había estado muy presente rezando durante los peores días de "Juampi".

Desde hace dos años y medio que conviven.

  • -¿Mi tía me pregunta cuando nos vamos a casar? –le dijo Yanina, una tarde de diciembre del 2016.
  • -Yo si me caso tiene que ser un 7 de octubre, sino no me caso porque esa fecha es como mi segundo nacimiento. ¿Qué día cae esa fecha el año que viene?
  • -Sábado.
  • -Entonces nos casamos el 7 de octubre del año que viene –le propuso "Juampi".
  • -En serio, vos me estás jodiendo. ¿Vos te querés casar? Porque en 10 meses tenemos que organizar todo –le dijo Yanina, sorprendida.

A los pocos días les contaron a las dos familias esa linda sorpresa. Y, finalmente, se casaron el 7 de octubre del año pasado. "Para mí lo que me pasó fue un antes y un después, siento que volví a nacer de nuevo, pienso en lo positivo que fue haber tenido ese accidente y haber estado en coma porque mi vida cambió para mucho mejor. Dios me puso ese obstáculo, pero eligió dejarme vivo aunque muchos me daban por muerto".

Desde que "volvió a nacer", "Juampi" no fuma ni un solo cigarrillo y se levanta todos los días para trabajar reparando computadoras en un local en Villa Pueyrredón. Debido a su lesión cuenta con una pensión por Discapacidad que debe renovar en agosto. Y pese a que puede trabajar, hay cosas que no puede hacer como levantar peso, manejar y correr. Tiene la guitarra "de pinta porque es linda" y cuando la toma es para probar (una vez por mes) como anda de la motricidad y siente que está mejor de su mano derecha. En el futuro, Yanina y "Juampi" sueñan con mudarse y agrandar la familia. Más allá de los proyectos, "Juampi" tiene la necesidad de compartir y recordar su experiencia para que otras personas no pasen por la delicada situación que él debió afrontar. Por eso, cada tanto, sube a Facebook este posteo. "Hace unos años tuve un grave accidente con mi moto, no llevaba casco y estoy vivo de milagro. Hoy quiero transmitirles para que tomen conciencia del valor de la vida. Cuídense, usen casco por favor, salva vidas. Espero que les llegue mi mensaje a todos así no tienen que vivir lo que yo pase, fue muy feo pero por suerte hoy puedo contarlo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.