El mindfulness, según la saga de Star Wars