foodgram

La cantina asiática que enseña de cultura filipina en una selva palermitana


Por Juliana Mendoza

Fotos de SERGIO FAMA

Un retiro tropical para ir en tacos o zapatillas. Así describe Christina Sunae a Sunae Asian Cantina, el imperdible asiático en Palermo que ya lleva más de tres años en el barrio y es un joven clásico.

La decoración de Sunae podría funcionar como metáfora de la mezcla de sabores de sus platos: elaborada, pero no rebuscada. Donde pongas la mirada en el local, vas a encontrar guiños a la herencia filipina de Christina. Sobresale el color, las figuras de gallos (son algo así como los perros para las familias de las Filipinas), una lámpara regalo del embajador filipino y sobre todo, un empapelado de bananos, con muchos ejemplares reales alrededor, que te va a hacer sentir la calma que antecede a la tormenta tropical en pleno Palermo.

/> />

Cuando la comida asiática en Buenos Aires era solo para un nicho o para los que pedían delivery, este espacio abrió el camino con calidez y sabor.

Apenas entrás, un mural te da la bienvenida: es María Fang-od Oggay, una tatuadora de 102 años que todavía practica su arte y es un ícono filipino.

En cuanto a la decoración con gallos, Christina contó que es un mimo para ella misma: “Es parte de la cultura asiática, todos tenemos un gallo en casa”.

Unos cuadros de unos colectivos coloridos completan: se tratan de Jeepneys, unas camionetas que los filipinos empezaron a usar como transporte público después de la colonización.

La carta es un reflejo del paladar de Christina adaptado al porteño. “Siempre pienso en platos que van a gustar acá y lo que quiero comer. A mí me gusta todo, depende de mi humor: a veces quiero más grasa o algo más fresco”.

Una de las opciones más tentadoras es Ukoy, un nido de verduras frito con langostinos, acompañado con vinagreta de ajo y chile.

La carta de tragos tiene mano de Hernán Calliari, la cabeza detrás de Faraday. El vino no se queda atrás: hay una larguísima selección de etiquetas de tintos, rosados y blancos.

El momento dulce. El Cobbler es una bomba que rinde homenaje a la adolescencia de Christina en EE.UU. El Halo Halo (Mezcla Mezcla) es atractivo y lúdico: este ícono filipino tiene cítricos, nata de coco y helado de té verde.

Sunae Asian Cantina queda en Humboldt 1626, Palermo.
Abre de lunes a viernes de 12:00 a 15:30 y de 20:00 a 23:00; los sábados solo de 20:00 a 0:00 hs.
@sunaeasiancantina

EdiciÓn: Valentina Ruderman
EdiciÓn fotográfica: Paula Salischiker

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.