La Vida con Estilo: Le Brut, un restó con aire fabril en París