foodgram

Playa kitsch en Villa Crespo: así es el único bar tiki de la ciudad


Por Juliana Mendoza

Fotos de Santiago Filipuzzi y gentileza Oh No! Lulu

Comida frita, tragos con fuego y mucho color. Así es Oh’No! Lulu, la nueva apuesta del bartender Ludovico Di Biaggi, Luis Morandi y Patricia Scheuer, cabezas y muñecas de Gran Bar Danzón.

No importa lo que diga el pronóstico: apenas entrás a Oh’No! Lulu te dan ganas de usar una remera manga corta y mostrar las piernas. No tiene que ver con la temperatura del local, es más bien, su espíritu. La barra está llena de flores plásticas y atraviesa todo el bar, que solía ser un viejo galpón de materiales eléctricos. En una de las puntas, se levanta una palmera -falsa- y en el medio, una chimenea que simula ser un dios tiki llena de calidez el ambiente aunque no esté prendida y afuera esté haciendo menos de 15°.

Es el primer tiki bar porteño en 10 años, un estilo que se puso de moda gracias a los soldados estadounidenses que, recién llegados de la guerra, quisieron replicar la estética kitsch de los bares de Okinawa y Hawai

Los tikis son los símbolos más populares de la cultura maorí en Nueva Zelanda y representan al primer hombre en la Tierra. Estas creencias llegaron hasta la capital de Hawai: Honolulu (y el nombre del bar en broma)

La decoración es 100% mérito de sus dueños. En un momento quisieron llenar de plantas el local y traer una palmera verdadera. “Nos dimos cuenta de que no iban a sobrevivir”, contó Morandi

Su propuesta de coctelería es diferente al resto de la escena porteña. Es, esencialmente, un bar para relajarse: no hace falta saber de tragos, tampoco necesitás una clave para entrar, incluso podés caer en ojotas

La carta ofrece tragos célebres de las barras tiki como el Mai Tai, Zombie, la Piña Colada, todos servidos en vasos divertidamente pensados para tus stories de Instagram

“Los cócteles tienen mucha cabeza, pero también te podés imaginar el sabor cuando lees la carta. Para mí, los tragos tienen que ser ricos, porque si la estás pasando bien, los cócteles quedan en segundo plano”, explicó el bartender

Acá no vas a encontrar papas fritas: es una cuestión de principios. Pero el finger food de la casa por excelencia es una cebolla frita y crocante servida con una salsa especial. Imperdible: se llama Flor de cebolla!

En la carta hay 12 opciones para elegir, los platos son abundantes, pensados para compartir y sí, tienen una hamburguesa. La Big Kahuna, en honor a Quentin Tarantino, es de doble carne a la parrilla con queso, ananá a la plancha, lechuga capuchina y salsa teriyaki

El tradicional Pupu Platter es el favorito ineludible de este local. Este plato, servido en una bandeja giratoria de madera, trae coleslaw polinesio, croquetas, spring rolls, alitas de pollo y pechito laqueado. Panza llena, corazón contento

Oh No! Lulu queda en Aráoz 1019, Villa Crespo.
Abre de martes a domingo
a partir de las 18:00 hs
@ohnolulutikibar
EdiciÓn: Valentina Ruderman.
EdiciÓn fotográfica: Paula Salischiker

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.