srcset

Panamá

San Blas, paraíso escondido: leyes propias y el misterio de los albinos

Cintia Colangelo
(0)
17 de septiembre de 2019  • 18:13

Desde la avioneta, la geografía en miniatura anticipa un rosario de puntitos en la inmensidad turquesa. Justo donde la pista de aterrizaje termina, empieza el mar. Ni un metro más de margen.

El archipiélago de San Blas es un mundo más allá de lo imaginable, incontaminado y virgen. Tierra de la etnia Kuna o Guna -la ley les reconoce el derecho sobre toda la comarca, una franja angosta de tierra y 365 islas, de las cuales sólo 49 están habitadas-, es prácticamente un estado autónomo dentro de Panamá, con un congreso colectivo presidido por un líder político y religioso (el saila) que toma las decisiones fundamentales, aunque está bajo la órbita del gobierno panameño.

De las 365 islas, sólo 49 están habitadas.
De las 365 islas, sólo 49 están habitadas. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

Desde que Colón pisó América, deben existir pocas comunidades aborígenes que conserven el estado genuino de los kunas. Sostienen su propia lengua, aunque el español es parte de la enseñanza oficial. Las mujeres usan "molas" (aplicaciones bordadas con motivos coloridos), pulseras de varias vueltas en brazos y tobillos y anillos de oro en la nariz. El desnudo no ofende, la cárcel no existe y el peor castigo es la vergüenza pública.

Integrante de la comunidad con su vestimenta típica.
Integrante de la comunidad con su vestimenta típica. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

En San Blas no resuena la voz de la modernidad. El concepto mismo de propiedad privada se vuelve relativo, porque cada poblador tiene dominio implícito sobre alguna isla. No tienen título de propiedad y a nadie se le ocurre vender la tierra de sus ancestros, aunque no faltan las ofertas de extranjeros tentados en invertir por una porción de este edén.

Es el caso de Eligio Alvarado, un miembro de la comunidad kuna que se fue a estudiar sociología a Salamanca y volvió para desarrollar un proyecto ecoturístico. Tenía una hermosa islita de 1000 metros cuadrados rodeada de corales y ahí decidió construir lo que hoy es Yandup Island Lodge. En 2003 terminó las ocho cabañas circulares sobre ángulos diferentes de la isla, de modo que todas tienen el privilegio de un encuadre único del mar que la rodea.

La isla mínima donde se levanta Yandup Island y sus ocho cabañas de bambú.
La isla mínima donde se levanta Yandup Island y sus ocho cabañas de bambú. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

En la cultura kuna el número ocho tiene un significado especial, es un simbolismo que circula. Fueron hechas íntegramente con cañas de bambú atadas con enredaderas, tal como son las viviendas de los kunas; la única diferencia es que ellos duermen en hamacas y el suelo es de arena.

No hay teléfono, ni internet y la electricidad sólo dura un par de horas a la noche gracias a los paneles solares. La ambientación, rústica e imprescindible: una cama con mosquitero, ventilador y dos hamacas paraguayas colgadas del balcón sobre el mar.

Cayuco cargado de cangrejos y langostas recién capturados.
Cayuco cargado de cangrejos y langostas recién capturados. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

Los días transcurren a ritmo apacible, cada uno elige su rincón para nadar, hacer snorkel, charlar con otros viajeros y esperar a que lleguen los cayucos (canoas de madera) cargados de langostas para la cena, las mismas que cobrarían fortunas en cualquier restaurante de la ciudad.

La sensación de desconexión es favorecida por el trato amable del personal del lodge, kuna en un 100%, que todo lo hace sencillo. El panorama cambia con la llegada de los cruceros en diciembre, época desaconsejada para descubrir el archipiélago.

Isla Iguana, ideal para hacer snorkel entre peces exóticos y tortugas de carey.
Isla Iguana, ideal para hacer snorkel entre peces exóticos y tortugas de carey. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

Paseo en bote por los manglares de San Blas.
Paseo en bote por los manglares de San Blas. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

Proponen al menos un paseo por día: recorridos por los manglares, observación de aves y tortugas de carey (en peligro de extinción) y visitas a islas deshabitadas, diminutas y sin un alma. La isla Iguana es una de las más impactantes. Las aguas que la bañan abarcan todas las gamas de azules y verdes e invitan a hacer snorkel entre coloridas esponjas, corales y peces de todo tipo. Otra de ellas se llama Pelícano. Pequeña y con un manto de frondosas palmeras en su interior, fue el set del comienzo de la tercera temporada de La casa de papel, el idílico escondite de Tokio y Río.

La comunidad de Playón Chico o Ukubseni.
La comunidad de Playón Chico o Ukubseni. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

Al atardecer salen las lanchas hacia la comunidad de Playón Chico o Ukubseni, la "urbe" más cercana. Es la oportunidad para ver cómo viven los kunas y enterarse de fenómenos como que fueron la nación más efímera del mundo al independizarse de Panamá por 48 horas, en 1925; y que tienen una de las mayores tasas de albinismo del mundo: se estima que una de cada 150 personas de la comarca nace con albinismo. La paradoja es la alta incidencia de un trastorno que supone la falta de pigmentación en la piel en un lugar donde el sol es inclemente. Acá, los albinos son considerados sagrados y los llaman "hijos de la luna". Aunque hay muchos, no es fácil verlos, porque suelen estar resguardados.

Danzas folclóricas en la comunidad.
Danzas folclóricas en la comunidad. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

En Playón Chico, además, se puede visitar el cementerio, comprar una mola y presenciar una danza típica.

Una vivienda típica kuna: bambú entrelazado y hamacas para dormir.
Una vivienda típica kuna: bambú entrelazado y hamacas para dormir. Fuente: Lugares - Crédito: Damián Hernández

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.