LA NACION CONTENT LAB
PARA GSK

“Siempre aconsejo hacer los
controles ginecológicos porque
es lo que a mí me salvó la vida”

Contándonos desde su propia experiencia, conversamos con Vanesa Aguilar quien nos compartió su historia y cómo fue el diagnóstico de cáncer de ovario, su tratamiento y por qué su red de contención fue un motor muy importante para su recuperación

Cómo empezó
todo: el diagnóstico

“No tenía ningún síntoma. Fui al control anual de siempre”, nos cuenta Vanesa y así abre su historia que comparte porque, según sus propias palabras, quiere que les sirva a otras mujeres como ejemplo para tomar conciencia del impacto del cáncer de ovario.

“Tuve la suerte de conocer un cirujano, quien me dijo: te preguntarás por qué te pasa esto. No te lo preguntes más. Preguntate por qué a otros les pasan otras cosas”.

El valor de
la resiliencia

Mientras que las cirugías y el tratamiento de quimioterapia presentaron sus propios desafíos, Vanesa reflexiona sobre cómo fue vivirlo, cuáles son sus aprendizajes y qué quiere compartir con todas las mujeres.

“Podés amar. Podés vivir. Uno ahí se da cuenta de que no sabe cómo va a transcurrir todo y que hay que aprovecharlo”.

Cáncer de ovario:
qué tenés que saber

Es el cuarto tumor ginecológico más frecuente después del cáncer de mama, cáncer de cuello de útero y cáncer de endometrio. En Argentina, se calcula que se da en 7 mujeres por cada 100.000 habitantes.

La edad promedio de cáncer de ovario, se da entre los 55 a los 75 años en adelante. Los tumores benignos se pueden dar en mujeres jóvenes, de menos de 45 años.

Hay una predisposición genética en 5 o 10 % de los casos. Está asociada a genes que predisponen no solamente a cáncer de ovario y sino a cáncer de mama también.

Los síntomas de cáncer de ovario son inespecíficos. Tiende a diseminarse dentro de la cavidad abdominal y, al verse comprometido el tránsito intestinal, esto puede generar síntomas inespecíficos.

A diferencia de otros tumores, no se cuenta con un método que permita detectar la enfermad precozmente. De hecho, puede llegar a diagnosticarse a partir de una ecografía transvaginal, un estudio no específico y parte de la rutina del control ginecológico anual.

Mitos y verdades
sobre el cáncer
de ovario

Mito #1

El cáncer de ovario no tiene síntomas.

¿Verdadero o falso?

Mito #1

FALSO

Si bien sus síntomas no son específicos porque son compartidos con otras patologías, la paciente que tenga molestia abdominal o pelviana, tiene que consultar para detectar si tiene cáncer de ovario.

Mito #2

La ecografía transvaginal no es el único método de detección.

¿Verdadero o falso?

Mito #2

VERDADERO

Si bien la ecografía trasvaginal permite detectar lesiones en el ovario, la taza de falsos positivos que tiene este estudio es muy alta, lo cual no lo hace ser un estudio para detectar pacientes con cáncer de ovario.

Mito #3

Una vez diagnosticado, el test genético es fundamental.

¿Verdadero o falso?

Mito #3

VERDADERO

Toda paciente con cáncer de ovario, tiene que hacerse un testeo de genes braca 1 y braca 2. Esto significa que la paciente puede tener un mejor pronóstico y acceder a tratamientos que la van a beneficiar, y testear a sus familiares mujeres para que tomen conductas preventivas como cirugías profilácticas.

Cargando banners ...