Una nueva teoría sugiere que la conciencia no se encuentra ubicada en el cerebro