Disruptivo. Bates de béisbol, piezas industriales y dados convertidos en esculturas portables

Dijes XL de una línea de joyería contemporánea, suprarreciclada de un artista emergente, Max Machaidze, de Georgia. Cuando la creatividad protege al medioambiente
Dijes XL de una línea de joyería contemporánea, suprarreciclada de un artista emergente, Max Machaidze, de Georgia. Cuando la creatividad protege al medioambiente
Vivian Urfeig
(0)
8 de agosto de 2019  • 15:07

Cuando era chico Max Machaidze armaba torres apilando piedras, hasta que toda la instalación se desmoronaba por el piso. Ahora que es grande, diseñador y cantante de hip hop, Max reproduce esas pilas de la niñez con objetos portables de su colección personal. Pompones, ruedas de skate, dados adulterados por estafadores y memorabilia vintage de la era soviética componen los dijes XL de una línea de joyería particular.

Nacido en Tbilisi, la capital de Georgia que desde 1921 hasta 1991 fue república de la Unión Soviética, el artista disruptivo sorprende con su producción. La línea de cadenas con objetos perdidos y encontrados llama la atención por la escala: además de pelotas de tenis Max incluye cerámicas industriales de maquinaria soviética, autopartes y sistemas electrónicos. Los modelos, sin embargo, son muy bien aceptados por su público, una generación que no sólo porta sus dijes colosales sino que también lo sigue en las redes y lo acompaña en sus recitales.

Un provocador, El diseñador y sus piezas XL
Un provocador, El diseñador y sus piezas XL

El diseñador es una de las figuras alternativas del hip hop; activista en favor de la despenalización de la droga, con su trabajo también levanta la bandera del upcycling
El diseñador es una de las figuras alternativas del hip hop; activista en favor de la despenalización de la droga, con su trabajo también levanta la bandera del upcycling

A pura memoria emotiva, su papá le transmitió la simbología de la era soviética y los íconos estadounidenses que fueron llegando a Georgia, sobre la costa del Mar Negro. Nika Machaidze es director de cine y músico electrónico, conocido como Nikakoi y Erast.

El asombroso universo de materiales, sogas, piezas eléctricas, lamparitas y juguetes de otra época proviene de bazares, mercados de pulgas y tiendas de antigüedades. Un mix de nostalgia ensamblado en cadenas que el diseñador describe como "esculturas portátiles".

"Busco objetos desgastados que todavía tengan algo para contar", señala. Sin duda la historia de los dados de resina es de las más asombrosas. "Los estafadores los usaban en los casinos. El autor, un profesional, está en la lista negra. Durante 30 años fabricó cubos especiales con pesas o números dobles que fueron la llave para saltar la banca en varias ocasiones", revela Machaidze, aunque se reserva la identidad del falsificador.

La selección aleatoria de piezas combina múltiples factores
La selección aleatoria de piezas combina múltiples factores

Entre la música y las cadenas recargadas, Machaidze también encuentra tiempo para ocuparse de la línea de indumentaria Sadaawhere, que dirige junto con su esposa, Iri Todriashvili. Su colección también presenta materiales y telas de otras épocas. La usina creativa de la pareja se ubica en Stamba Hotel, una antigua imprenta de la era soviética ahora intervenida con objetos y obras de arte por la dupla Machaidze -Todriashvili, figuras clave del under de Tbilisi.

Esculturas portables XL con objetos vintage
Esculturas portables XL con objetos vintage

"La gente también me conoce como activista. Participé en muchas protestas callejeras desde que tenía 16 años, trabajando para despenalizar las drogas y proteger los derechos de los homosexuales. Siempre estoy al límite", confiesa Max. Diseño disruptivo, hip hop y recuerdos de la era soviética resumidos en esculturas XL para portar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Moda y belleza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.