Ajedrez de venganza: la psicopatía como arma política