El perfil. Carlos Rívolo, el fiscal que tiene en vilo a Amado Boudou