Es lo que hay

Ariel Torres
Ariel Torres LA NACION
(0)
17 de septiembre de 2019  

Algunas de las bajadas de la Panamericana son verdaderos delirios del planeamiento urbano. Uno sale de la autopista y debe trasponer una doble -a veces hasta cuádruple- encrucijada. A la hora pico, por ejemplo, vienen autos de la izquierda y cruzan frente a los conductores que intentan cruzar esa vía, que es de dos manos. Así que también vienen coches desde la derecha. Algunos pasan (si pueden), mientras que otros intentan subir a la Panamericana, rumbo al oeste; lo mismo hacen algunos de los que avanzan desde la izquierda. Los que bajan se apiñan, obstruyendo la bajada, y uno se siente en una suerte de trampa mortal.

Al otro lado de la autopista, en la bajada de los que se dirigen al este, se produce una situación casi idéntica. No es raro, en tales situaciones, encontrarse con vehículos que se trasladan en rumbo de colisión. Antes de que lo pregunten, no, no hay semáforos, y todo el intríngulis de hierro y caucho se resuelve a fuerza de osadía, paciencia, bocinazos y alguna que otra imprecación.

Pero lo que más llama la atención es la dócil aceptación de un estado de cosas que no solo es inconcebible, sino también muy riesgoso. Es que, como muchos dilemas de nuestra nación, hace décadas que es así. Lo naturalizamos. Es lo que hay.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.