La universidad "progresista", enamorada de sus propios dogmas