Cristina logró lo imposible: unir a la Corte