Opinión: el "corralito". Depósitos camino a la hoguera