Análisis. Desdoblar el tipo de cambio es un paliativo