El mal de "la loca", un virus fuera de control