La "armonía" tiene sus reglas