La deuda con los derechos humanos es alarmante