Un relato que empieza a mostrar sus fisuras. La hora de enfrentar la realidad