La política debe recuperar el diálogo