Diferencias. La recurrente manía del igualitarismo