En el exilio. La soledad de San Martín ante la muerte