Lo último que necesita Argentina es complicar la negociación de la deuda