Megaminería, el debate que falta